Servicio de Agua potable y saneamiento urbano

tratamiento de líquidos

Una vez que los líquidos cloacales llegan a la planta de tratamiento, reciben una combinación de procesos y operaciones de tipo físico, químico y biológico, destinados a eliminar el residuo sólido, la materia orgánica y los microorganismos patógenos. El tratamiento se clasifica en:

1) Tratamiento preliminar: las operaciones del tratamiento preliminar comprenden:

a) Rejas de desbaste y dilaceración, como medios de eliminar objetos de gran tamaño.
b) Desarenado mediante sedimentación. La velocidad del agua a través del desarenador se mantiene lo suficientemente elevada como para evitar la decantación de la materia orgánica.

2) Tratamiento primario: Los objetivos del tratamiento primario son:

a) Eliminar la materia orgánica e inorgánica mediante decantación.
b) Eliminar la materia flotante y las espumas, mediante barrido superficial.
La decantación permite eliminar aproximadamente entre un 25 y un 50% de la demanda bioquímica de oxigeno (DBO5) del efluente, entre un 50 y un 70% de su materia en suspensión (MES) y un 65% del aceite y grasa que aquel contiene. Se elimina entre un 50% y 90% de los huevos y quistes de parásitos, mientras que sólo un 25% de las bacterias.

3) Tratamiento secundario: consiste en un tratamiento biológico aerobio, mediante lagunas de estabilización. Lo llevan a cabo diversos microorganismos aerobios, principalmente bacterias que, en presencia de oxígeno, metabolizan la materia orgánica contenida en el agua residual, dando lugar a un mayor número de microorganismos y a una serie de subproductos inorgánicos, principalmente dióxido de carbono, amoníaco y agua. Puede eliminar más del 90% de los coliformes.

La Planta de Tratamiento de Efluentes Cloacales consiste en un sistema de dos lagunas anaeróbicas de 1,2 hectáreas y dos facultativas de 4 has, resultando una superficie total de 5,2 hectáreas. Actualmente, se están ejecutando dos lagunas anaeróbicas de 1 hectárea cada una, con lo que la superficie total de la Planta de Tratamiento será de 7,2 hectáreas.

El cuerpo receptor se encuentra ubicado en intersección de calles 217 y 266, aproximadamente a cinco kilómetros al Sureste del centro de la ciudad, pudiendo accederse mediante caminos vecinales.

Posteriormente, los líquidos tratados, son derivados a un cuenco receptor que actúa como laguna de afino, cuya superficie la van determinado dichos líquidos y las precipitaciones que se suceden en el lugar.

Este cuenco presenta características hidrológicas particulares y su uso está restringido exclusivamente a la recepción de los efluentes cloacales tratados y del escurrimiento de su propia cuenca. Parte de las salidas naturales están constituidas por evaporación y parte infiltra contribuyendo a la alimentación del subsuelo y a un aporte de sales en su cuenco.

El área total del campo de derrame alcanza las 300 has. Este área se encuentra distribuida en tres cuencos de 50, 100 y 150 has respectivamente. En la actualidad, se encuentran anegadas aproximadamente 180 hectáreas del total.

La eventual deficiencia en el tratamiento de los líquidos cloacales que son derivados, además de representar un potencial riesgo de contaminación para el ecosistema, originaría emanación de malos olores, afectando a los vecinos de la zona.

El aumento sostenido de las superficies de las lagunas sin control, podría comprometer en el futuro a los campos vecinos. Tomar los recaudos necesarios en tiempo y forma, permitiría evitar la realización de costosas e improvisadas obras para mitigar efectos de inundaciones, como canalizaciones, bombeos improvisados, etc.

La gestión del ciclo del agua en el contexto de una cuenca hidrográfica, ofrece un marco excelente y mucho más favorable para llevar a cabo una gestión integrada de los recursos hídricos. Ésta, consiste en tratar de lograr un equilibrio entre los diferentes usos o aprovechamientos, teniendo en cuenta las relaciones existentes entre sus componentes y la importancia que el agua tiene para la preservación y mejora del medio ambiente.