Servicio Eléctrico

Medidas preventivas / uso racional de la energía

ROBO DE ENERGÍA Y MATERIALES

Son muchos los factores que repercuten en el funcionamiento de la red de distribución de energía afectando el servicio. Los más frecuentes, están relacionados a la exposición de las instalaciones al medioambiente y a su uso. Sin embargo, a éstos hay que agregarles aquellos que tiene que ver con la incidencia de actos de terceros.

En este sentido, hay dos tipos de acciones, ambas sumamente peligrosas: las que realizan quienes se conectan de manera clandestina a los cables de electricidad y las que efectúan aquellos que roban materiales pertenecientes a instalaciones eléctricas.

Ambos actos no sólo representan un delito, sino que además ponen en riesgo la vida de quien los provoca y expone a terceros a situaciones muy peligrosas, sin contar que deterioran el estado de las redes, ya que no cumplen con las normas de seguridad para una instalación eléctrica, pudiendo causar cortes en el servicio e importantes variaciones de tensión.

¿Por qué es peligroso?

Aquellos que roban energía eléctrica o cables u otros elementos se exponen a graves accidentes y exponen además la vida de sus familias, amigos o vecinos, dado que:

• Las redes y medidores eléctricos que han sido manipulados en forma incorrecta, ante cualquier fenómeno climático, como lluvias, inundaciones u otros, se convierten en una trampa que puede ser mortal.

• Al robar energía, se sobrecarga la línea de distribución, y eso puede causar daño a electrodomésticos u otros equipos y hasta incendios.

• Las redes se malogran y pueden producirse cortes, ya que cada una está diseñada para una determinada capacidad.