VIDEOS
Jueves, 10 de agosto del 2017
Provincia pidió elevar el terraplén en el Bajo Giuliani
El Gobierno pampeano pidió, mediante una nota formal, a Vialidad Nacional que analice la posibilidad de que incremente en al menos un metro el alteo de la ruta nacional 35 a la altura del bajo Giuliani, al sur de Santa Rosa. Hoy el agua está a 80 centímetros de llegar al asfalto. Se estima que la ruta se anegará en la primavera.

La nota fue enviada esta mañana, dijo la directora de Investigación Hídrica de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, Pamela Prats.

Dijo que en el sector se incrementó 60 centímetros en los últimos tres meses. Con el bombeo del agua que se incrementó desde la capital provincial y las lluvias que llegarían en la primavera, se estima que el terraplén podría ser rebasado.

El bajo Giuliani no tiene posibilidad actual de que el agua sea drenada a otro sector. Solo puede disminuir el agua por evaporación. En 2015, a través de un estudio, se determinó que el 40% del agua que ingresaba lo hacía por escurrimiento y el aporte de la laguna Don Tomás a través del trasvase con el viejo sistema de bombeo; el 27% por aporte de lluvias; 18% de la planta sur de tratamiento de aguas residuales; y un 15% de la planta norte de tratamiento de aguas residuales. En los últimos meses, el bombeo desde Santa Rosa se incrementó.

 

Transporte: buscan endurecer sanciones

La Dirección Provincial de Transporte elaboró un proyecto para modificar la ley de secuestros, norma que se aplica ante alguna irregularidad detectada en el transporte público de pasajeros y de carga. Las modificaciones apuntan, fundamentalmente, a garantizar "controles mucho más estrictos" y elevar fuertemente el valor de las multas a los infractores.

 


Los cambios están dirigidos a "modernizar" la ley provincial de Secuestro de Transportes 1554, sancionada en 1987, que es complementaria de la ley de Transporte 987, a la vez modificada por la Ley 1608, de 1997.

Uno de los puntos que establecería la reforma de la ley 1554 apunta a que, en el caso de que un ómnibus u otro transporte de pasajeros resulte detenido por alguna irregularidad (falta de habilitación, documentación, seguro, licencia, etcétera) el inspector tendrá la potestad de exigirle al responsable que en el plazo de una hora presente la unidad de recambio salvaguardando la vida de los pasajeros.

"Ahora, en este tipo de situaciones, el pasaje suele pasar horas de espera arriba de un micro, algo que no será posible", advirtió el director provincial de Transporte, Gustavo Minetto. "Si la empresa no respeta el tiempo establecido para solucionar el inconveniente la multa será mucho más gravosa que la actual para poder liberar la unidad", acotó.

La iniciativa, que se encuentra bajo análisis en el ministerio de Obras Públicas para luego ser elevada a la Cámara de Diputados, prevé también que ante incumplimientos de esa naturaleza se sucedan sanciones como la quita de subsidios nacionales que reciben las transportistas.

"Las faltas recibidas quedarán asentadas y, llegado el caso de tener que renovar la concesión de la línea, se convertirán en puntos negativos para la prestataria", avisó el funcionario en diálogo con Diario Textual.

Las multas serán onerosas. Podrán ir desde 16 mil hasta 80 mil pesos, valores que se actualizarán con el precio de los combustibles.

Otro párrafo de la propuesta señala que aquel vehículo transportista que sea sorprendido sin la correspondiente Verificación Técnica Vehicular (VTV) quedará retenido hasta tanto cumpla con el requisito.

Entre otros aspectos, el proyecto también contempla asignar "más operatividad" a Transporte en lo que respecta al depósito de los camiones secuestrados y una "mayor amplitud" en el trabajo cotidiano con la policía. "Tendremos más herramientas legales para evitar nulidades, con un sistema que ganará mayor operatividad y agilidad", concluyó.