VIDEOS
Jueves, 3 de mayo del 2018
La oposición consiguió un dictamen contra los tarifazos

La iniciativa del peronismo establece que las tarifas se retrotraigan a valores de noviembre del año pasado y que los aumentos no suban por encima del índice de variación salarial para los usuarios residenciales, al tiempo que reduce el 50% del IVA que se cobra sobre los montos facturados.

Frente al argumento del peronismo de que la inflación es más alta que la prevista en el Presupuesto 2018 y que, por lo tanto, la recaudación por IVA también sería superior, Luciano Laspina remarcó que “una inflación más alta también implica gastos más altos” para el Estado.

Reducción del IVA

A su turno, Marco Lavagna señaló que “la parte sustancial del proyecto es que las tarifas no aumenten más que los salarios” y mostró predisposición a discutir la reducción del IVA, tras lo cual agregó: “Si están de acuerdo en eso, nos sentamos y corregimos lo que haya que corregir”.

No obstante, cuestionó los números del oficialismo sobre el costo fiscal y señaló que, por reducción del IVA, sería de 6.000 millones de pesos, al tiempo que remarcó que debido a la inflación el Estado tendrá un “ingreso adicional de 300 mil millones de pesos y gasto adicional por 200 mil millones”, es decir, que “sobran los recursos para poder solventar algún gasto”.

(NA)

En La Pampa piden bajar impuestos en boleta de luz

El justicialismo habilitó ayer el tratamiento en la comisión de Hacienda y Presupuesto de la Legislatura del proyecto del Frente Renovador para declarar la emergencia tarifaria en la provincia, a partir de los incrementos desmedidos en las facturas de luz, que afecta a los usuarios residenciales y a las pequeñas y medianas empresas.

El diputado Darío Hernández, autor de la iniciativa, propuso que la Administración Provincial de Energía (APE) y las cooperativas pampeanas, nucleadas en la Fepamco, avancen en el análisis de los costos de la electricidad en La Pampa para “tener un precio más económico para los usuarios”.

El presidente de la comisión de Hacienda, Roberto Robledo, dio luz verde al tratamiento de la iniciativa en las próximas reuniones. Hernández, ante los diputados de los diversos bloques, defendió la propuesta, afirmando que “es necesario hacer un esfuerzo desde los distintos sectores para que los números de los costos no sean tan duros con la gente”.

Con una boleta de la CPE en la mano, el legislador comentó a LA ARENA que “sobre una factura de 250 pesos, 79,50 pesos es el costo de la energía, solamente el 30 por ciento de lo que se paga, y también hay otros ítems como los 57 pesos de alumbrado que se prorratea, pero el resto son complementarios”.

Siguiendo en esa línea, Hernández agregó: “En cualquier factura de luz, hay cargos fijos, el VAD, espacio aéreo, impuestos nacionales, Ingresos Brutos, IVA y una tasa de capitalización, si esto se puede reconsiderar es probable que podamos bajar el costo de energía para el contribuyente”.

Es “insignificante”.

A su turno, Luis Solana (Frepam) manifestó que “se trata de una declaración política, nada más” porque lo necesario es que “la emergencia sea declarada en el ámbito nacional” ya que Nación es la que “determina la totalidad de los conceptos de la tarifa de luz y la Provincia (con sus cargas impositivas) tiene una insignificación absoluta a la hora de reducir la tarifa”.

De esa forma, el legislador socialista salió en defensa de las cooperativas que “no son responsables de los tarifazos, sino todo lo contrario”. En rigor, las entidades solidarias distribuyen la energía a los usuarios residenciales y Pymes, y siguen el ritmo de los costos a medida que los valores le aumentan a la APE, que compra la electricidad de Cammesa, la mayorista nacional.

En La Pampa, desde 2015 el megavatio pasó de 93,25 pesos a 1.036,90, un aumento del 1.012 por ciento, y el transporte estaba en 3,50 pesos y ahora está a 54,90, un incremento de 1.469 por ciento, que se traslada a las cooperativas porque la suba del costo en la compra de la energía.

El administrador de la APE, Gonzalo Marcos, afirmó hace días que “el gobierno provincial en sus distintas áreas está analizando las medidas que se pueden tomar para mitigar los efectos de aumentos de las tarifas en los meses de mayor consumo”. Además, advirtió que los impuestos provinciales no tienen gran incidencia y el efecto en la factura final, es “poco significativo”.

La situación de los tarifazos, que en La Pampa crecieron por encima del 300 por ciento desde que asumió Cambiemos, genera un impacto negativo en los usuarios residenciales y las pequeñas y medianas empresas.

En tanto, el secretario del Interior de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Roberto Torres, explicó que es “inviable” el escenario económico y financiero para las empresas que tienen mayor dependencia a la electricidad para producir.