VIDEOS
Viernes, 4 de mayo del 2018
La UNLPam presentó antes las cooperativas y APE la propuesta de fondo compensador

El proyecto, financiado por la Secretaría de Políticas Universitarias, es dirigido por Santiago Ferro Moreno, y participan investigadores de las Facultades de Agronomía e Ingeniería de la UNLPam.

Luego de un año de trabajo técnico y de talleres con las cooperativas eléctricas en varias localidades de la provincia, se conocieron los resultados del modelo de compensación que la UNLPam propone para corregir las asimetrías de escala que existen, y han existido históricamente, en el sistema cooperativo de La Pampa.

El mercado de energía en la provincia es regulado por la Administración Provincial de Energía (APE) y distribuido casi en su totalidad por 29 cooperativas. APE determina el precio de adquisición y el precio de venta al público del kwh (consumidores y asociados). Por norma, el régimen tarifario debe contemplar los gastos de explotación y distribución y asegurar una rentabilidad razonable sobre la inversión inmovilizada. Por el tamaño y ubicación de varias cooperativas, existen casos donde el valor agregado de distribución (precio menos costo de energía) no suele ser adecuado para cubrir los costos operativos y estructurales, lo que determina una injusticia interna que es necesario abordar colectivamente. Los problemas de escala que tienen las cooperativas más pequeñas condicionan el desarrollo del sistema cooperativa como un todo, y condenan a las entidades a tener dificultades económicas-financieras seriales, desinversión y mermas en la eficiencia.

En este contexto, la UNLPam conformó un equipo multidisciplinario que dio respuesta técnica, proponiendo un modelo de compensación que se basa en el desempeño de siete indicadores. Las mediciones se hacen en base a los últimos cinco años y se proyectan probabilísticamente para el próximo. “Con esta característica nos aseguramos que el fondo analice los escenarios probables del próximo año y atienda los problemas a venir para las cooperativas”, comentó Ferro Moreno.

“La propuesta que lleva la UNLPam a las cooperativas y APE tiene varias fortalezas, tal vez la principal es que se construyó con el consenso de las entidades involucradas; pero también es importante que aborde el tema desde una perspectiva estructural y no solamente económica”, resumió.

Los indicadores son calculados una vez por año con los datos de los últimos cinco, esto permite entender mejor el desempeño de cada cooperativa y del sistema como un todo. Una vez calculado, se proyecta para el próximo año y se calcula la asignación de este fondo a cada cooperativa. “El monto y el origen del fondo lo deben discutir y consensuar las cooperativas, APE y miembros del Gobierno Provincial”.

“La propuesta -dijo- atiende un problema histórico del sistema cooperativo provincial, único en el contexto nacional por sus características cooperativas. Es fundamental que la FEPAMCO se lo apropie, y trabaje junto con APE en la implementación, para dar respuesta a los problemas serios que tienen y van a tener las cooperativas pequeñas de la provincia”.