VIDEOS
Miércoles, 16 de mayo del 2018
Cooperativas eléctricas santafesinas contra los cables, como todas…

Las 600 cooperativas de localidades del Interior del país que envían la factura por el servicio de distribución de energía eléctrica a sus asociados están afrontando la bronca y la menor capacidad de pago por los incrementos.

El presidente de la Federación Santafesina de Cooperativas Eléctricas y otros Servicios Públicos (FESCOE), Federico Ferrero, dialogó con esta agencia en torno a los aumentos tarifarios en el servicio de luz, y explicó que su sector absorbe los aumentos en costos ajenos, de generación y distribución, lo que le genera conflictos con asociados, además de déficits permanentes por pagar costos actuales y cobrar tarifas antiguas.

Las 60 cooperativas eléctricas de Santa Fe, ejemplificó Ferrero, distribuyen energía que le compran a la Empresa Provincial de Energía, cuyo precio mayorista de compra viene impuesto por la empresa nacional Cammesa.

EPE le agrega sus costos; las cooperativas pasan la boleta por debajo de las puertas y se llevan las críticas.

La situación se repite en todo el interior, en cada punto donde haya una cooperativa eléctrica.

“El gobierno manifiesta que su política de deducción de subsidios al mayorista es gradual, pero para nosotros no lo es: pasamos de un valor del megawatt de 31 pesos a 1077 en dos años”, explicó Ferrero, y agregó que hay que considerar el 21 por ciento del IVA sumado a esa diferencia.

A todo esto se suman las medidas judiciales que no consideran las particularidades del derecho cooperativo: desestiman las asambleas de usuarios y piden audiencias públicas, pese a que estas no son vinculantes y las primeras sí.

“Hay un gran desconocimiento respecto del cooperativismo: nos aplican la ley del consumidor, cuando los asociados son los que toman las decisiones; nos obligan a hacer audiencia pública, cuando hacemos asambleas democráticas y vinculantes. Los anuncios, además, trajeron confusión a la gente”, concluyó Ferrero.