Novedades

Argentina será sede de la Cumbre Cooperativa de las Américas

En dos semanas comienza la V Cumbre Cooperativa de las Américas en Buenos Aires, un acontecimiento que pondrá a nuestro país y al sector cooperativo en la agenda regional y mundial. 

Del 23 al 26 de octubre Buenos Aires será anfitriona de la V Cumbre Cooperativa de las América. Sobre la importancia de este acontecimiento dialogamos con el actual presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), el argentino Ariel Guarco, que destacó la oportunidad del encuentro. Guarco también preside la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y Federación de Cooperativas de Electricidad y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires (Fedecoba).

Junto con la Cumbre también se realizará en el país la Asamblea Mundial de la ACI. ¿Qué representan para Argentina estos dos acontecimientos?

Me parece que es una enorme oportunidad para el cooperativismo argentino y de todo el mundo sentarse durante 3 o 4 días a debatir sobre tres ejes muy importantes que tienen que ver con la defensa del planeta, sobre un sistema financiero para el desarrollo sostenible y sobre la integración como el único mecanismo para construir un mundo mejor. Me parece que se va a dar el ámbito para que también legisladores, políticos, dirigentes y funcionarios puedan escuchar y recibir la visión que se tiene del cooperativismo del mundo, de cómo se construyen sociedades mejores. Es una gran invitación a todos y donde también nuestro país será anfitrión de la Asamblea Mundial de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y nos va a dar la oportunidad de intercambiar con gente muy reconocida y respectada en todo el mundo.

Hace más de un año que preside la ACI, ¿cómo está resultando esta experiencia?

La verdad que es una experiencia única y muy demandante también; todo el tiempo te lleva a viajar y cambiar de cultura y de lenguas, pero nos da la oportunidad de saber que el mundo tiene en el cooperativismo una mirada global y es una mirada similar en todos los países donde está presente; es una mirada que entiendo que el ser humano no puede resolver por sí sólo las contingencias que la vida le va presentando y encuentra en la forma cooperativa una forma asociativa que lo identifica, que lo llena de compromiso pero también de responsabilidades y que le da la oportunidad de desarrollar su propia vida de forma colectiva y autogestora.

El país está atravesando una situación compleja y suele ser en estas circunstancias donde el cooperativismo aflora como salvavidas de muchas situaciones. ¿Por qué cree que se da esto?

Sería bueno no tener a las cooperativas como una especie de modelo que va recogiendo los heridos que van dejando otros modelos económicos que cíclicamente fracasan. Las cooperativas son un modelo económico en sí mismo, ambiental, social y cultural que pone en el centro de todas sus preocupaciones al ser humano y al desarrollo de su contexto y que pueden ser actores principales en el desarrollo y la confección de una sociedad diferente, más juntas y equitativa. Entonces no mirar sólo a las cooperativas en tiempos de crisis sino tener presente que son las empresas que mejor pueden responder en épocas de crecimiento.

El Gobierno nacional insiste en gravar con ganancias a una parte del cooperativismo y al mutualismo. ¿Qué harán en esta oportunidad?

Creo que hay un gran desconocimiento del aporte que hacen las cooperativas, que en principio lo hacen con el 2 por ciento sobre su patrimonio neto. Es cierto que hoy tal vez el Estado necesita una contribución mayor pero también es cierto que eso no puede venir desde el ataque directo a nuestra naturaleza jurídica. Tiene que venir de mesas de diálogo y debates que generen consensos viendo cómo desde el sector podemos hacer un aporte mayor pero siempre teniendo en cuenta nuestra naturaleza jurídica.

Seguinos