Novedades
Cortes programados
Guía Telefónica
Servicio Eléctrico
Agua y Saneamiento Urbano
Más Comunicaciones
Transporte
Biblioteca
Enfermería
Gas Envasado
Sepelio

Luego de la tormenta recuperamos la calma

Acudimos al encuentro del ingeniero Paulo Pechín, gerente de APySU, para que nos detalle los trabajos realizados durante la tormenta de ayer.

“Arrancamos una jornada normal hasta que a media mañana surgió una rotura de red, que podemos decir que son habituales, en la calle 119 y 4. Esa rotura nos obligó a desafectar, es decir, cerrar el ingreso de agua al sector lo que genera poca presión y en algunos casos, falta de agua. Este inconveniente se circunscribió de calle 2 a calle 10 y de 107 a 119” precisó Pechín.

El gerente continuó “Cuando aún no habíamos concluido ese trabajo de reparación, se nos presenta otro inconveniente más grave. En la intersección de Avenida San Martín y calle 11 una empresa contratista de una telefónica al iniciar una obra, golpea un troncal secundario de la red. Ese troncal es una cañería que lleva agua pero no tiene servicios, es un caño que alimenta a una red en particular. Al golpear ese troncal provocan el derrame que se vio en la zona céntrica de la ciudad” dijo.



Pechín puntualizó que “cuando se advierte el problema, iniciamos el protocolo de cierre de válvulas, lo que implicó el cierre de dos de las válvulas del sistema principal, que son las que se ubican en la calle 11 y 10. Allí es donde se produce la primer bifurcación del troncal que proviene del tanque principal. Hubo que cerrar dos troncales de 350mm que alimentan más de media ciudad. Por esto es que se vio afectada más de la mitad de la zona servida” dijo.

El gerente afirmó que “el trabajo se terminó alrededor de las seis de la tarde, momento en que se inició el protocolo de apertura de válvulas. Esto se hace gradualmente, para evitar golpes de ariete y sobrepresiones. No habiendo finalizado con la apertura de válvulas, se inició la fuerte tormenta eléctrica que asoló la ciudad” expresó.



De acuerdo a precisiones ofrecidas por el gerente “la actividad eléctrica produjo la salida de servicio del acueducto Pico/Dorila, además de los inconvenientes que se provocaron con cortes parciales y la bajada de tensión en distintos puntos de nuestra geografía. Por suerte no tuvimos problemas en los barrios Rucci, Ranqueles ni el Federal, que nosotros denominamos desvinculados. Pero si tuvo problemas el 85% de la ciudad” reflexionó amargamente.

“Una vez que las dos terceras partes del acueducto fueron energizadas, constatamos que persistía un inconveniente con la comunicación remota con los pozos del sistema. Eso nos impedía el encendido de las bombas en forma remota. Por eso en horas de la noche y durante la tormenta, con condiciones muy desfavorables, una cuadrilla recorrió el acueducto reactivando las bombas pozo por pozo en forma manual. La situación se vio normalizada a la una de la mañana” comentó.

La tormenta tuvo otra arista y es que la excepcional caída de agua, récord histórico de milímetros por minuto, hizo colapsar al sistema colector cloacal por el gran aporte pluvial.



Pechín explicó “En muy poco tiempo recibimos alrededor de 40 reclamos, algunos informando problemas con las tapas de las bocas de registro en las esquinas, por la presión del agua que las levantaba, otros, informando que tenían los domicilios inundados porque los recintos sanitarios les habían rebalsado. Se acudió con dos cuadrillas para atender a esta emergencia a todos los domicilios que informaron problemas. Donde no lo solucionamos, pudimos llevar algo de tranquilidad”.

El gerente afirmó “En la mayoría de los casos hay que esperar a que baje el caudal de las tuberías, dado que un altísimo porcentaje de ese caudal es pluvial. Esto no debería suceder, dado que el sistema cloacal va por otro camino diferente al pluvial. Lamentablemente, tenemos un 60% de la ciudad con algún recinto (azotea, patio interno) conectado al sistema cloacal. Es una situación muy difícil de remediar, sobre la que debemos continuar trabajando”.


#CorpicoEstamosentuvida

Seguinos