Novedades
Asset 11
Cortes programados
Guía Telefónica
Servicio Eléctrico
Agua y Saneamiento Urbano
Más Comunicaciones
Transporte
Biblioteca
Enfermería
Gas Envasado
Sepelio

Libros viajeros: desde la Biblioteca de Corpico a la Antártida...

A principios de enero, una gran cantidad de libros donados por piquenses comenzaron una travesía hacia la Antártida, en manos de un excombatiente de Malvinas. Conocé la emocionante historia que refleja el Diario La Reforma en su edición de hoy.


La Biblioteca de Corpico, es desde 2005, un espacio donde sus asociados pueden acercarse al maravilloso mundo de la lectura. Principalmente, se nutre de las donaciones que los vecinos realizan frecuentemente.


A fin del año pasado, una de las tantas donaciones tuvo un destino especial. Marta Hondere, quien trabaja como Encargada hace más de 10 años, comentó a La Reforma que, sin esperarlo, los libros llegaron más lejos de lo que hubiese podido imaginar: mediante un contacto que tiene en Bahía Blanca, envío siete cajas con libros, los cuales eran destinados a la Fragata Libertad. Sin embargo, por un desencuentro de fechas, cuando el material llegó, el barco ya había zarpado a Buenos Aires. Fue ahí cuando empezó la verdadera aventura de los ‘libros viajeros’. “Ahora, encontrándome de vacaciones, Stella Maris me comienza a compartir mapas del Velero Galileo. Cuando me comunico con ella me dice: ‘Ahí van los libros que ustedes mandaron’”, comentó Marta, muy emocionada al enterarse que parte de la donación estaba viajando al continente Antártico.


Stella Maris Fernandez Iglesia, voluntaria de ‘Amigos de la Fragata Libertad’, fue quien ofició de contacto para iniciar el viaje. De ahí pasaron a manos de quien se haría cargo de la travesía: Nilo Navas, excombatiente de Malvinas, Vicepresidente del Centro de Veteranos de Guerra de Bahía Blanca y titular de la Fundación Malvinas Argentinas de la misma ciudad.


Después de 20 largos años, Nilo decidió realizar una expedición en velero por el mar austral para homenajear a las víctimas del Crucero General Belgrano en el lugar de su hundimiento. Es por eso que armó una tripulación y partió en el Velero Galileo. Entre las cajas de provisiones, también viajaron los libros que los vecinos habían donado a la Biblioteca Silvia Ramos.


El viaje arrancó el 6 de enero y finalizó el 27 de enero, partiendo de Ushuaia hacia la Antártida, desembarcando en las bases argentinas Decepción, Melchior, Brown, Primavera y Carlini. Los libros fueron entregados a las distintas Bibliotecas de los Destacamentos en la Antártida y parte de ellos quedaron en el Faro del Fin del Mundo.


“Fue una alegría, una emoción, porque saber que van a ir a caer a manos de gente que realmente lo necesita, porque en esa soledad de tantos días y noches que tienen que estar haciendo las expediciones, y sabes que realmente los van a valorar. El que lea esos libros realmente lo va a valorar. En esas dimensiones se valoran de otra manera la cosas, las comodidades”, concluyó Marta.


Seguramente este será el primero de muchos viajes que realizaran los libros piquenses, gracias a la voluntad y anhelo de quienes aman la lectura.


Texto y foto: Diario La Reforma

Seguinos